All posts in Sobre consultoría 3.0

MICROPROYECTOS-RESISTENCIA-AL-CAMBIO

A todas aquellas personas que sueñan con una sociedad más justa

La gestión a través de microproyectos ha sido utilizada habitualmente por las ONGs en Cooperación al Desarrollo con el objetivo de optimizar al máximo los recursos disponibles, dividiendo un proyecto mayor en las máximas partidas posibles, buscando la amortización a corto plazo con mínimas inversiones, controlando de ese modo mucho mejor los costes de gestión, materiales, mano de obra, etc.

Además de ello, la filosofía de este tipo de gestión es totalmente diferente, pues busca la participación de todos los actores implicados, con la base lógica de que si conocemos aquello que nos afecta y que puede mejorar nuestra calidad de vida. Es mucho más probable que tengamos una nivel de motivación e implicación mayor.

Esta metodología es aplicable al sector industrial, mejorando la eficiencia y colaboración de todos los actores (trabajadores, mandos intermedios, directivos, gerencia, etc.), principalmente en las Pymes. La filosofía de gestión es la aplicada en la metodología del Enfoque del Marco Lógico, de la cual hemos expuesto los fundamentos en anteriores entradas y en ella profundizaremos en otra ocasión.

Gestionar mediante microproyectos significa medir al máximo nuestro trabajo, nuestros esfuerzos, hacer sostenible cada paso que realizamos para la consecución de nuestros objetivos. Estos objetivos pueden ser diarios, semanales o mensuales, en el mayor de los casos.

No podemos olvidar la resistencia al cambio, pues es uno de los motivos por los cuales las mejoras en las empresas en muchos casos no llegan a buen puerto. Esta resistencia al cambio habitualmente surge del desconocimiento de los beneficios que puede aportar a una industria conceptos como: Innovación externalizada, microproyectos, mejora del ambiente laboral, felicidad en nuestro entorno de trabajo, cooperación industrial, etc.

Habitualmente estar a la parte del equipo no involucrada inicialmente, obteniendo apoyos donde en un principio existía indiferencia en el mejor de los casos, estos apoyos los obtendremos a través de jornadas formativas, estudio y visitas a casos prácticos, bibliografía, etc.

Creo que ya es una realidad y podemos decir abiertamente que la felicidad en el entorno productivo va a diferenciar a las empresas en nuestro futuro inmediato. Expertos de todos los ámbitos lo confirman y solo falta dar un pequeño paso hacia adelante y el inicio de la transformación del modelo de empresa actual, hacia un modelo más innovador y sostenible globalmente será un hecho.

La ingeniería aplicada desde un punto de vista humanista pretende ser impulso en este cambio de modelo de empresa, sin por ello ver como negativo el modelo actual. Se trata de aprender constantemente de las experiencias y por ello debemos respetar el modelo de empresa tradicional, invitando a sus directivos, gerentes, mandos intermedios y trabajadores, a que conozcan una forma diferente de hacer empresa. Este párrafo resume el objetivo del proyecto: Consultoría 3.0 para un modelo de Empresa 3.0”.

cobertura-el-economista-consultoria

Los fundadores de la firma de ingeniería Consultoría 3.0, Cristina Miralles y Juan Medina, han creado un método innovador que asocia las enseñanzas de la metodología EML, usada en los proyectos de cooperación al desarrollo, con la pedagogía industrial y la ingeniería humanista. «Hemos demostrado que reducir costes, aumentar la productividad o mejorar la eficiencia energética es compatible con la mejora de la salud emocional de las empresas», asegura Juan Medina. Con su método no solo consiguen resultados financieros sino que también mejoran el estado de ánimo de los equipos de trabajo.

El método de Consultoría 3.0 permite tener una visión global de la industria y una gran rapidez a la hora de detectar aspectos de mejora en las organizaciones. Los fundadores aseguran que la industria manufacturera española «necesita urgentemente ayuda para mejorar sus procesos productivos y prepararse para la próxima revolución industrial, la llamada Industria 4.0». Por este motivo, Juan Medina y Cristina Miralles decidieron crear Consultoría 3.0 en 2013.

Consultoría 3.0 atiende las necesidades de cualquier PYME industrial, en especial del sector agroalimentario e industria manufacturera.

Con su método detectan áreas de mejora en los distintos procesos de producción, en la distribución en planta de las industrias, en los equipos de trabajo, en la gestión energética,etc. Y, después de un detallado análisis, establecen propuestas con las que consiguen ajustar los costes a la productividad, el consumo y el número de personas que integran la empresa.

A pesar de conseguir el primer premio al mejor proyecto empresarial de Valencia en 2013, sus fundadores dicen que su mayor galardón ha sido «ver cómo las empresas mejoran en productividad y resultados».

«Estamos convencidos de que es posible crear un modelo de empresa más sostenible globalmente, en el que capital, trabajo y el talento estén compensados. Hemos dado con la fórmula para hacerlo posible».

 

productividad-empresas

La IX Jornada de Empresa Sostenible, organizada por la consultora especializada en pymes del sector industrial Consultoría 3.0, llevó a cabo en Valencia una charla con diversos expertos que explicaron cómo crecer y mejorar los resultados del sector industrial.

En esta charla los ponentes han expuesto casos prácticas de empresas que han conseguido crecer y mejorar sus resultados dentro del sector industrial aplicando su método.

Los fundadores de Consultoría 3.0 han explicado en la Universidad Politécnica de Valencia su propio sistema de trabajo, demostrando que es posible hallar la fórmula para que una pyme del sector secundario reduzca costes, aumente su productividad y, al mismo tiempo, el ánimo y la motivación de su equipo humano.

El 97,4% de las empresas en España tienen 20 o menos empleados y la mayoría no dispone de un departamento de ingeniería para analizar cómo puede ser más productiva y sostenible, función que realiza la empresa Consultoría 3.0.

Los fundadores de Consultoría 3.0 han asegurado que la industria manufacturera española “necesita urgentemente ayuda para mejorar sus procesos productivos y prepararse para la próxima revolución industrial”.

Estos servicios van desde un plan de reestructuración y mejora de procesos, hasta la homologación de máquinas u obtención del marcado CE. Además ofrecen asesoramiento en la implantación de Sistemas de Gestión Integrada o guías APPCC, entre otras.

En estas jornadas, que han sido dirigidas por Consultoría 3.0, han participado también el vicepresidente de la fundación contra la pobreza y la exclusión social Novaterra, Francesc de Paula Pons Alfons; Carlos Fernández Pena, ingeniero aeronáutico; y Jorge Roig, ingeniero técnico industrial.

equipo-productividad

Combinar la ingeniería industrial con la pedagogía es la base del método desarrollado por Consultoría 3.0, que defiende la necesaria implicación y participación directa de todos y cada uno de los integrantes de una organización en los procesos de cambio. “Un equipo motivado e implicado desde la base genera productos, procesos y servicios con un valor añadido”, subraya Juan Medina, socio fundador y codirector de la compañía. Para conseguirlo, la consultora ha adaptado al ámbito empresarial la metodología usada en los proyectos de cooperación al desarrollo, el Enfoque de Marco Lógico, que tiene como base el análisis y consenso de todos los actores implicados respecto al planteamiento general del proyecto o programa y cómo desarrollarlo. “Sólo así se puede lograr el objetivo final, de sostenibilidad a nivel productivo, tecnológico, medioambiental y social, a medio y largo plazo”, detalla la codirectora, Cristina Miralles.

La firma cuenta con un amplio equipo de profesionales colaboradores, expertos en diferentes sectores industriales y ámbitos empresariales, lo que le permite configurar equipos multidisciplinares, en función del tipo de empresa y de la problemática que presente. En algunos casos, Consultoría 3.0 asume la dirección técnica y en 15 días se formula el primer diagnóstico en el que se detallan distintas propuestas para ayudar en una mejora de la productividad basadas principalmente en un buen control de costes, una gestión innovadora de proyectos y una gestión ambiental integrada en todos los procesos, asegurando una mejora en la rentabilidad económica.

“Se busca un periodo de amortización corto de cada propuesta que oscila entre cuatro y diez meses. La relación de confianza generada con las empresas se mantiene más allá del periodo concreto de desarrollo del proyecto”, detallan. “Se trata, en definitiva, de que la organización sea más competitiva en su mercado, crezca de forma sostenible, logre la eficiencia energética y que sus equipos humanos estén más motivados, para retener el talento dentro de la organización”.