MICROPROYECTOS-RESISTENCIA-AL-CAMBIO

A todas aquellas personas que sueñan con una sociedad más justa

La gestión a través de microproyectos ha sido utilizada habitualmente por las ONGs en Cooperación al Desarrollo con el objetivo de optimizar al máximo los recursos disponibles, dividiendo un proyecto mayor en las máximas partidas posibles, buscando la amortización a corto plazo con mínimas inversiones, controlando de ese modo mucho mejor los costes de gestión, materiales, mano de obra, etc.

Además de ello, la filosofía de este tipo de gestión es totalmente diferente, pues busca la participación de todos los actores implicados, con la base lógica de que si conocemos aquello que nos afecta y que puede mejorar nuestra calidad de vida. Es mucho más probable que tengamos una nivel de motivación e implicación mayor.

Esta metodología es aplicable al sector industrial, mejorando la eficiencia y colaboración de todos los actores (trabajadores, mandos intermedios, directivos, gerencia, etc.), principalmente en las Pymes. La filosofía de gestión es la aplicada en la metodología del Enfoque del Marco Lógico, de la cual hemos expuesto los fundamentos en anteriores entradas y en ella profundizaremos en otra ocasión.

Gestionar mediante microproyectos significa medir al máximo nuestro trabajo, nuestros esfuerzos, hacer sostenible cada paso que realizamos para la consecución de nuestros objetivos. Estos objetivos pueden ser diarios, semanales o mensuales, en el mayor de los casos.

No podemos olvidar la resistencia al cambio, pues es uno de los motivos por los cuales las mejoras en las empresas en muchos casos no llegan a buen puerto. Esta resistencia al cambio habitualmente surge del desconocimiento de los beneficios que puede aportar a una industria conceptos como: Innovación externalizada, microproyectos, mejora del ambiente laboral, felicidad en nuestro entorno de trabajo, cooperación industrial, etc.

Habitualmente estar a la parte del equipo no involucrada inicialmente, obteniendo apoyos donde en un principio existía indiferencia en el mejor de los casos, estos apoyos los obtendremos a través de jornadas formativas, estudio y visitas a casos prácticos, bibliografía, etc.

Creo que ya es una realidad y podemos decir abiertamente que la felicidad en el entorno productivo va a diferenciar a las empresas en nuestro futuro inmediato. Expertos de todos los ámbitos lo confirman y solo falta dar un pequeño paso hacia adelante y el inicio de la transformación del modelo de empresa actual, hacia un modelo más innovador y sostenible globalmente será un hecho.

La ingeniería aplicada desde un punto de vista humanista pretende ser impulso en este cambio de modelo de empresa, sin por ello ver como negativo el modelo actual. Se trata de aprender constantemente de las experiencias y por ello debemos respetar el modelo de empresa tradicional, invitando a sus directivos, gerentes, mandos intermedios y trabajadores, a que conozcan una forma diferente de hacer empresa. Este párrafo resume el objetivo del proyecto: Consultoría 3.0 para un modelo de Empresa 3.0”.