juan y cristina de consultoria

Transcribimos aquí la entrevista que nos han realizado en ALUMNI  de la Universidad Politécnica de Valencia.

Cristina Miralles y Juan Medina, alumnis de la UPV, nos cuentan su experiencia al frente de Consultoría 3.0, que basa su éxito empresarial en la implicación de todos los trabajadores

Cristina Miralles y Juan Medina son dos emprendedores de la UPV, codirectores y responsables de proyectos de la empresa Consultoría 3.0 Ingeniería Humanista.

Juan es ingeniero técnico industrial por la Universidad Politécnica de Valencia y está finalizando el Grado en Ingeniería Mecánica en esta misma Universidad, después de haber desarrollado su trayectoria profesional durante los últimos 25 años ligado a pymes del sector industrial; y Cristina es licenciada en Ciencias Ambientales e ingeniera técnica agrícola por la UPV.

Ambos han desarrollado el proyecto “Consultoría 3.0 para un modelo de Empresa 3.0”, con el que fueron ganadores del I Premio Proyecto Empresarial Valencia Emprende en el año 2013.

-¿Qué os llevó a crear Consultoría 3.0?

Nuestra experiencia profesional anterior nos animó a crear la empresa para poder trasladar nuestra metodología de trabajo a nivel global, buscando ser impulsores de un modelo empresarial más humano, donde la ética aplicada, la ingeniería y la pedagogía fueran de la mano a partes iguales.

Buscábamos ofrecer nuestros servicios de forma integral. Por este motivo creamos un equipo multidisciplinar donde se integran de forma estratégica los conceptos citados anteriormente.

-¿En qué consiste el modelo de empresa humanista?

Ricardo Sotillo, Doctor por la Universidad de Granada y licenciado en Psicología y Pedagogía, hablaba en el año 2000 del término empresas humanistas y cómo se iba detectando una corriente, muy ligera, de empresas que según sus palabras: “valoran el nuevo liderazgo motivacional y quieren ser empresas eficientes, con una buena cartera de clientes y con una buena imagen social”.

Entendemos que la pedagogía aplicada en la industria es la ciencia capaz de extraer lo mejor de cada ser humano sin necesidad de imponer un solo criterio, motivando y convenciendo.

Por lo tanto una empresa humanista es aquella que integra en su estructura de funcionamiento diario los siguientes términos: pedagogía industrial, calidad personal, ética aplicada, economía social y ,por supuesto, innovación, además de relación felicidad-productividad, ingeniería, I+D+i y ecoeficiencia.Podríamos decir que integrando de forma conjunta todos los conceptos citados, nos encontramos frente a un modelo de empresa ideal.

-¿Qué diferencia vuestro trabajo de los trabajos de otras empresas consultoras?

En nuestro caso, ofrecemos una consultoría centrada principalmente en mejorar la productividad de las empresas, integrando la ingeniería y pedagogía industrial en todos los proyectos, acompañando a los clientes a lo largo del tiempo y ofreciendo mejoras de forma sostenible que no supongan una inversión elevada para las empresas, sino todo lo contrario.

Elaboramos cada propuesta técnica teniendo en cuenta plazos de amortización que oscilan entre los 4 y los 10 meses, para que de esa forma el cliente pueda ver el avance e invertir poco a poco una vez se estabilicen las mejoras propuestas.

Otro aspecto diferenciador consiste en que trabajamos bajo la metodología del enfoque del marco lógico (EML) adaptada de forma innovadora para proyectos industriales. Eso nos hace considerar parámetros de economía social en todos los proyectos que llevamos a cabo. Al mismo tiempo dicha metodología aplicada de forma estratégica, junto a mejoras técnicas, genera aumentos de la productividad entorno al 30% en el primer año de implantación.

Nuestra comunicación con los clientes no se limita a trabajar con directivos, gerentes y mandos intermedios;creemos firmemente en la inteligencia compartida, y damos voz y pedimos opinión a todo el equipo humano que participa en el proceso productivo directa o indirectamente. Eso nos hace acelerar la implantación de las mejoras y cumplir con la metodología citada anteriormente. Según EML, en cualquier proyecto siempre existe un punto en el que todos tienen algo que ganar. Ese es el punto de máxima productividad.

-¿Qué perfil de empresas es el que contacta con vosotros? Y ¿qué buscan con vuestros servicios?

Principalmente contactan empresas del sector industrial y agroalimentario, pero tenemos clientes muy diversos. Con nuestros servicios buscan un apoyo profesional que les guíe y ayude, y que además tenga en cuenta el factor humano a la hora de mejorar la productividad.

-Estáis convencidos de que la ética empresarial mejora la productividad ¿es rentable la ética?

Estamos más que convencidos, diríamos que nacimos aplicando la ética empresarial como pilar fundamental para mejorar la productividad en las empresas y también el sector productivo en general.

Si miramos a nuestro alrededor y retrocedemos en el tiempo, podemos observar que los comportamientos no éticos en las empresas y en la sociedad en su conjunto generan pérdidas económicas millonarias, ya que destruyen empresas y empleos. Por lo tanto, si queremos proyectar nuestro tejido empresarial y nuestra economía a largo plazo, la ética aplicada es una herramienta clave para la productividad.

-Habéis sido alumnos de la UPV, ¿qué recuerdos guardáis especialmente de vuestra etapa universitaria?

Cristina: Hemos sido alumnos, y seguimos manteniendo el contacto con la UPV, ya que actualmente estamos ubicados en el espacio STARTUPV, concretamente en el edificio 9B de la Ciudad Politécnica de la Innovación (CPI), junto al Trinquet.

Yo personalmente guardo muy buenos recuerdos de la antigua Escuela de Agrícolas ubicada en Blasco Ibáñez, del ambiente familiar que se respiraba allí y ,por supuesto, de muchos de los profesores con los que he podido retomar el contacto al estar ahora en STARTUPV. Y también del tiempo que pasé en el campus de Vera durante mis estudios de la Licenciatura en Ciencias Ambientales; de las prácticas en los diferentes laboratorios, etc…. Durante la etapa universitaria disfruté mucho, pero ahora todavía más, ya que la experiencia y el volver con unos cuantos años más te hace valorar mucho mejor todo.

Juan: El paso por la UPV ha sido clave en mi vida, tanto a nivel personal como profesional. Considero que en mi etapa universitaria encontré herramientas y afiancé competencias y valores que me han hecho forjarme a todos los niveles. Además, considero que el contacto constante con la Universidad me enriquece y por ello siempre trato de estar activo en ese sentido.

-¿Qué esperáis de Alumni UPV? ¿Qué creéis que te puede aportar formar parte de Alumni UPV?

Somos Alumni UPV, y disfrutamos de las ventajas de serlo al estar ubicados en el campus. Esperamos que puedan seguir ofreciendo los mismos servicios e incluso poder ampliarlos si es posible.

Formar parte de Alumni nos permite también aprovechar los talleres pensados para los niños, y que en nuestra etapa universitaria ni lo hubiésemos imaginado. Nos aporta mucho seguir formando parte y disfrutar de los servicios como acceso a bibliotecas y, por supuesto, al aparcamiento que hace más fácil el acceso al campus.

-¿Qué le diríais a los alumnos y titulados de la UPV para que puedan verse reflejados en vosotros?

En primer lugar les diríamos que no dejen nunca de perseguir sus sueños, y que busquen ejercer su profesión desde la humildad, constancia y la ética aplicada en las áreas que les apasionen; dichas pautas hacen que todos los hitos resulten alcanzables.

Si queréis saber un poco más sobre nosotros, solemos organizar jornadas para alumnos y titulados, además de para agrupaciones de empresarios, colegios profesionales, etc. encaminadas a trasladar cómo entendemos nuestra manera de ejercer la profesión, y para que puedan conocer ejemplos prácticos reales de lo que se pueden encontrar en las industrias y en cualquier situación profesional. Actualmente estamos organizando la IX Jornada: ” Empresa sostenible: propuestas de mejora para una modelo empresarial más humano”.

Por último, queremos agradecer al instituto IDEAS de la UPV y a su equipo técnico el gran apoyo que nos han proporcionado desde los inicios, guiándonos y escuchando nuestras propuestas, sueños e ilusiones en momentos clave.

Nuestro compromiso para devolver el soporte recibido consiste en seguir aportando valor a nuestro tejido empresarial a través de la colaboración con proyectos emprendedores y dando soporte a industrias con problemas técnico-económicos.